Nutrición Infantil: Primera Infancia

La adopción de una nutrición infantil adecuada constituye la base del desarrollo.  Sigue nuestros tips para una alimentación sana.

En la edad de desarrollo, los gustos y las preferencias alimentarias derivan tanto de factores innatos (genética) como de elementos aprendidos y enseñados.

Es precisamente en la primera infancia cuando se sientan las bases de una correcta alimentación.

Nutrición infantil

Los padres son la primera fuente de inspiración para sus hijos y representan un modelo a imitar… ¡Incluso en la mesa!

Nutrición infantil 0-3 años

Es posible agrupar la alimentación del niño de 0-3 años en 5 fases, que consideran la individualidad del niño.

1 – De 0 a 6 meses: ¡leche a voluntad!

El mejor y más completo alimento para un recién nacido es la leche de su madre.

La leche materna tiene una función protectora para la nutrición, bienestar y la salud futura del bebé, en particular para hacer frente a posibles infecciones gastrointestinales y respiratorias.

Reduciendo el riesgo futuro de obesidad, diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Aporta factores positivos para el desarrollo neurocognitivo.

También para la madre, el periodo de lactancia tiene efectos positivos:

Menor riesgo de contraer cáncer de mama y de ovarios y diabetes de tipo 2.

Mayor capacidad senil para hacer frente a la osteoporosis, mayor facilidad para recuperar el peso anterior al embarazo.

Lactancia materna

Por todas estas razones, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.

La introducción de alimentos distintos de la leche sólo después de los 6 meses.

Si no está indicado esperar hasta el sexto mes, siguiendo el consejo del pediatra de referencia.

El destete puede iniciarse después de la semana 17 de vida del bebé (y en cualquier caso no después de la semana 26).

Dieta de la madre en la nutrición infantil

La OMS sugiere que la mujer que amamanta se sienta libre de comer según sus propios hábitos.

Pero si la madre nota que el consumo de ciertos alimentos provoca molestias al bebé, puede eliminarlos de su dieta.

En el caso de una dieta vegetariana estricta, la leche materna producida puede ser deficitaria en vitamina B 12, por lo que será necesario que la madre tome complementos alimenticios específicos.

Mamá comiendo

La lactancia materna debe continuar durante el destete y debe mantenerse mientras la madre y el bebé lo deseen.

Si la lactancia materna no es posible, se puede recurrir a la leche de fórmula, que, por consejo del pediatra, puede satisfacer las necesidades nutricionales del bebé en los primeros meses de vida.

2 – De 6 a 12 meses: ¡comienza la aventura!

En esta etapa, es posible ofrecer alimentos sólidos al bebé porque la maduración intestinal se ha completado.

El desarrollo neurológico le permite agarrar, masticar y tragar los alimentos de forma eficaz.

Sin embargo, el estómago del bebé debe acostumbrarse lentamente a digerir alimentos distintos de la leche.

La sensación de saciedad inicial puede no llevarle a terminar la comida propuesta.

Nutrición infantil familia

Recuerde en esta etapa:

Ofrecer, además de la leche, agua natural para calmar la sed, evitando las bebidas azucaradas

Proponer un nuevo alimento a la vez.

Utilice verduras frescas de temporada.

Ofrecer fruta entre las comidas.

No utilizar azúcar y miel hasta que el niño tenga un año de edad.

No añadir sal a los preparados hasta el primer año de vida.

Segunda comida sólida

Entre los 7 y los 10 meses, también es posible incluir la segunda comida sólida.

Posteriormente, pasar de los alimentos cremosos y semilíquidos a los de mayor consistencia, para estimular la masticación natural de los alimentos.

La cuchara

Entre los 10 y los 15 meses, el niño ha alcanzado la destreza para sujetar la cuchara, siendo capaz de coger la comida y, tras innumerables intentos, llevársela a la boca.

bebé comida

Dos comidas principales y dos aperitivos

A los 9-12 meses de edad, la dieta diaria del niño debe dividirse en dos comidas principales (comida y cena) y uno o dos tentempiés.

Es importante recordar que durante estos primeros meses de destete, si es posible, la leche materna debe complementar la dieta del bebé.

Si no se dispone de ella, es aconsejable elegir la leche de continuación.

La anterior,se complementa con hierro y ácidos grasos esenciales.

3 – Después del primer año: la consigna es «experimentar

Después del primer cumpleaños, el niño habrá incorporado prácticamente la mayoría de los alimentos a su dieta, incluida la leche de vaca.

Los expertos de la ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica) recomiendan la introducción de la leche de vaca a partir del primer año de edad.

Niño leche de vaca

 Además, es sugerible que no se consuma leche de vaca entera en cantidades superiores a 200-400 ml/día.

Esto para evitar una ingesta excesiva de proteínas.

La dieta debe seguir las reglas de una alimentación adecuada, con poca sal, sin grasas saturadas y sin azúcares añadidos.

4 – A los 2 años de edad

El niño consolida gradualmente el uso de la cuchara y el vaso y aprende a alimentarse por sí mismo.

Sin embargo, esta autonomía debe ser cuidadosamente supervisada para evitar que el niño ingiera alimentos demasiado grandes para su capacidad de deglución.

A esta edad, al niño le gusta la división de los distintos platos de la comida y abandona la comida de un solo plato (si se ha elegido el destete «tradicional»).

5 – A partir de los 3 años

El niño aprende a sostener el tenedor correctamente, por lo que también es posible en esta etapa introducir el cuchillo con punta redondeada de plástico duro.

Nutrición infantil papá

En esta fase se consolidan las bases de una dieta saludable, dadas por un correcto estilo de alimentación diaria.

Los «bloques de construcción» de nuestra nutrición

Energía para crecer

Para establecer una dieta/nutrición equilibrada, es fundamental tener en cuenta las necesidades energéticas y de nutrientes necesarias para que el niño crezca sano.

Durante el primer año de vida, el 85-90% de las calorías introducidas se utilizan para el crecimiento y el mantenimiento de las funciones, y sólo el 10-15% para la actividad física.

La dieta del niño debe asegurar un equilibrio nutricional que garantice la cobertura de los requerimientos mínimos, evitando al mismo tiempo los excesos en relación con las necesidades nutricionales reales del niño.

Conclusión

  • Con una adecuada nutrición en la primera infancia, se planta la semilla de la nutrición saludable.
  • La nutrición infantil del niño de 0-3 años se divide en 5 fases, que considera su desarrollo psicomotor y su percepción de los gustos.
  • No hay que apresurarse a agregar alimentos nuevos al plan nutricional, cada uno lleva su tiempo.
  • Los padres son el ejemplo de los niños en la primera infancia, por eso es importante replantear los hábitos alimenticios de toda la familia

1 comentario en “Nutrición Infantil: Primera Infancia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *