La Dieta Mediterránea

La dieta mediterránea

En este artículo intentaremos explicar en qué consiste la dieta mediterránea y los estudios realizados sobre ella.

En otro artículo hemos visto la alimentación saludable, un tema ciertamente ligado a la dieta mediterránea. Esta dieta no es solo un conjunto de ingredientes y alimentos recomendados, sino que es un verdadero estilo de vida basado en buenos hábitos derivados de la tradición alimentaria de los países ribereños del mar Mediterráneo, entre ellos Italia.

Hoy en día, llevar a la mesa cereales, verduras y frutas sin refinar todos los días parece una obviedad, pero no siempre ha sido así…

Así nació la dieta mediterránea, la más popular del mundo

La dieta mediterranea
Luis Isaias

¿La dieta mediterránea ha sido estudiada por un estadounidense?

Sí, a principios de la década de 1950, el biólogo y fisiólogo estadounidense Ancel Keys analizó detenidamente la dieta de las poblaciones de la cuenca mediterránea, comparándola con la de otros países.

El famoso Seven Countries Study, dirigido por Keys, se basó en la observación de los hábitos alimentarios y estilos de vida de siete países, con el objetivo de comprender sus efectos. sobre el bienestar de la población, con especial atención a la incidencia de enfermedades cardiovasculares y diversas intolerancias, como la intolerancia a la lactosa.

  • La investigación duró décadas y permitió comparar las diferentes dietas de forma detallada y cuidadosa, destacando que:
  • En los países del norte de Europa los alimentos más utilizados fueron la leche, la patata, las grasas animales y los dulces;
  • Estados Unidos se caracterizó por un alto consumo de carne, frutas y dulces;
  • En Italia, el alto uso de cereales y vino fue evidente;
  • En la ex Yugoslavia los alimentos más utilizados eran el pan, las verduras y el pescado;
  • En Grecia prevalecía el consumo de aceite de oliva y frutas;
  • En Japón comían principalmente pescado, arroz y productos derivados de la soja.

La investigación de Keys demostró que una dieta basada en el consumo de cereales, verduras, frutas, pescado y aceite de oliva era, con mucho, una mejor alternativa a las típicas dietas americanas y del norte de Europa, demasiado ricas en grasas, proteínas animales y azúcares.

Las características de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea se caracteriza por una serie de elementos a consumir diariamente en proporciones bien definidas, con el fin de obtener una dieta equilibrada que incluya todos los macronutrientes, repartidos a grandes rasgos según la siguiente distribución: 60% hidratos de carbono, 25-30% grasas, 10-15% de proteína.

Los alimentos que se deben consumir diariamente son 3 raciones de cereales sin refinar, como pasta, arroz y pan, pero también espelta o avena, 3 raciones de fruta, 6 raciones de verdura.

La leche y el yogur se pueden usar todos los días, mientras que los quesos no se deben comer más de dos veces por semana.

Las proteínas vegetales, como las contenidas en las legumbres, son mucho mejor que las animales.

El consumo de carnes, con preferencia por las blancas, se limita a una o dos veces por semana, mientras que se recomienda comer pescado de 3 a 4 veces.

En cuanto a las grasas, en la dieta mediterránea se permiten hasta un máximo de 3 raciones al día, con preferencia dirigida a las grasas que contienen ácidos monoinsaturados, que según EcuRed son:

«Un tipo de grasa que se caracteriza por la presencia de un doble enlace entre sus cadena de carbono«.

Características de la dieta mediterránea
Luis Isaias

Conclusiones

Se puede decir que la dieta mediterránea representa la mejor solución para proteger la salud frente a varias enfermedades.

Por tanto, del articulo podemos concluir que:

•Las carnes que más se deben consumir son las blancas;

•Las proteínas vegetales, como las contenidas en las legumbres, son mucho mejor que las animales;

• La dieta mediterránea no es solo un conjunto de ingredientes y alimentos recomendados, sino que es un verdadero estilo de vida.

La dieta mediterránea representa también un patrimonio histórico y cultural de gran importancia y se propone como símbolo de una cocina cuya sencillez, imaginación y sabores son apreciados en todo el mundo.